Me llamo Montse y Botànic Serrat es mi xerojardín. Está situado en la comarca del Vallés Oriental, provincia de Barcelona, un jardín compuesto de árboles y plantas de la zona, cactáceas y flores ornamentales.

Pero hay mucho más... Entra, lee, mira, juega y descubre la botánica de una manera sencilla, las leyendas de las plantas, su historia y otras curiosidades.

FRASE 114


La mejor manera de predecir el futuro es creándolo.

Peter Drucker


Y que mejor manera de despedir un año y darle la bienbenida a otro, que con una rosa y con el deseo de felicidad, paz y amor para todos en el año nuevo que vamos a crear.

¡Feliz Año Nuevo!

Dulces tradicionales de Navidad




Año tras año os he ido hablando de esos dulces navideños que llenan nuestras mesas en Navidad, postres tradicionales que en su mayoría están elaborados con almendras como ingrediente básico y que hacen las delicias de niños y mayores. 

Este año os traigo una recopilación de todos ellos, con los enlaces correspondientes de lo que escribí sobre sus orígenes, elaboración, su popularidad y algunas curiosidades más.



Los turrones, ya sean los tradiconales o los más actuales que llevan todo tipo de combinaciones, son nuestro postre más representativo de las fiestas navideñas, pero hay otros, como los mazapanes o polvorones que también tienen larga tradición.

* Turrón, almendras y miel

* Mazapán, almendras y azúcar

* Polvorones y Mantecados


Y unos dulces de mi tierra, los llamados "Borregos de Cardedeu" que se hacen con anís verde entre otros ingredientes.

* Borregos de Cardedeu


Y las "Nueles" neulas o barquillos, el dulce catalán más popular.

* Neules

BON NADAL


Os deseo a todos y con todo mi cariño, 
que la magia de la Navidad 
inunde vuestros hogares y vuestros corazones.

* FELIZ NAVIDAD * BON NADAL*

TRÉBOL DE LA SUERTE

Hoja de Oxalis latifolia, Kunth



Todos sabemos que encontrar un trébol de cuatro hojas puede traernos buena suerte, pero ¿sabemos por qué, lo que significa o qué es realmente un trébol?

El trébol, Trifolium, L., cuyo nombre derivado del latín significa “tres hojas”, es una herbácea que comprende unas 250 especies aceptadas de la más de 1100 descritas y pertenece a la familia Fabaceae o Leguminosae.

Trifolium thalii (visto en el Pirineo catalán)

Se encuentra ampliamente distribuído en todas las zonas templadas del hemisferio norte y tanto el Trifolium repens, L. como el Trifolium pratense, L. se utilizan y cultivan como plantas forrajeras, así que como vemos no es tan difícil encontrarlos.

Este género tiene normalmente tres folíolos, tres hojas, pero en según qué especie puede llegar a tener hasta cinco, si bien esta característica es una rareza. El hecho de que existan  tréboles de cuatro o más hojas sería causa de una mutación somática o un desarrollo erróneo debido a causas ambientales, una variación de un gen recesivo o de varios genes que se producen en alguna especie individual.

Según investigaciones realizadas en EEUU, la presencia de dos versiones de un mismo gen determina el número de hojas, en el trébol blanco (Trifolium repens,L.) siendo la versión dominante la que impide la formación de esa cuarta hoja y la otra su crecimiento, por lo que la combinación de ambas hace desarrollarse al trébol de cuatro hojas.

Sin duda ese es el motivo por el que encontrar un trébol de cuatro hojas es un hecho extraordinario, el cual motivó que se le atribuyera como un símbolo de buena suerte, de buena fortuna, a ese hallazgo.

Acederilla (Oxalis latifolia, Kunth)

Esta creencia ya estuvo presente en culturas tan antiguas como la celta, maya o egipcia, que iba más allá, dándole un significado a cada una de las hojas. La primera era la esperanza, la segunda la fe, la tercera el amor y la cuarta la suerte.

Los druidas celtas consideraban que un trébol de cuatro hojas era una planta sagrada, portadora de buena suerte y que formaba parte de la Rueda de la Fortuna. Los egipcios colocaban amuletos que formaban cuatro hojas y simulaban un trébol para alejar la mala suerte. También se cree que cuando Eva fue expulsada del Paraíso se llevó consigo un trébol de cuatro hojas para que le diera suerte.

El trébol es el símbolo nacional de Irlanda. Cuenta una leyenda que San Patricio, queriendo enseñar a un grupo de celtas su especial versión de la Santísima Trinidad mediante un trébol y sus tres hojas, pero por casualidad encontró uno de cuatro ¡qué curioso!

Después, los cristianos veían en esas cuatro hojas el símbolo de la cruz y asignaban el número cuatro a las cosas esenciales de la naturaleza como son los puntos cardinales, las estaciones del año, las fases de la Luna y los cuatro elementos. En la antigua Roma el trébol representaba al verano, la estación de las cosechas y encontrar uno de cuatro hojas era buen augurio de prosperidad y riqueza.

En la actualidad se cultiva y comercializa la especie Oxalis tetraphylla o Oxalis deppei como trébol de cuatro hojas, pero no nos dejemos engañar, no es un trébol, es una planta que ya tiene las cuatro hojas y la suerte es encontrar, por azar, un auténtico trébol.



Por azar he encontrado esta excelente representación de la diferencia entre el auténtico trébol y otras especies que no lo son ¡he tenido buena suerte!
Y como mañana se sortea la Lotería de Navidad, que mejor que desearos ¡Buena suerte!


Tradicional FIRA de NADAL



Para mí lo más tradicional de estas fiestas es acudir a la Fira de Nadal de Santa Llùcia de Barcelona, es algo que me transporta a la infancia. Aquellos entreñables años en los que Navidad era pura magia, tal vez por eso me sigue gustando acudir.

Ya os he hablado de esta famosa Fira de Santa Llùcia, hoy sólo os traigo una pequeña muestra de lo que visto este año.


Los adornos navideños más actuales.


Las bolsitas de muérdago para regalar, que según la tradición no se han de comprar porque da más buena suerte si te lo regalan.


Poinsetias y hasta ciclamen, para los que quieren decorar el hogar con algo natural.


Más adornos, cintas, lazos, bolas...


De todos los estilos, colores y tamaños.


El "Caga Tió" un indispensable de las fiestas en Catalunya.


Las luces que brillarán en el árbol de Navidad o en cualquier rincón de la casa.


Los elementos más modernos


Y los pesebres más tradicionales.


Esta Fira de Nadal de Santa Llùcia es el lugar en donde encontrar todo lo necesario para celebrar la Navidad, desde el árbol  y sus adornos y luces, musgo para el pesebre y todas las piezas que lo componen, incluyendo el típico "Caganer" y las plantas navideñas tradicionales.

SERBAL, un árbol mágico




Este árbol tan hermoso, el Serbal, de pequeños frutos rojos  y cromática coloración del follaje, está presente en la cultura europea antigua de formas diversas siempre con un mágico simbolismo, como árbol protector, de cuyas ramas se hacen varitas mágicas, báculos de druidas o monturas de brujas. Es un árbol sagrado cósmico, es decir, aquél mediante el cual se puede acceder al mundo superior y al inferior.

Los celtas poblaron buena parte de Europa hasta que los romanos y germánicos los fueron expulsando instalándose en sus tierras del norte de las Islas Británicas, Irlanda, Francia y norte de España. Su cultura y creencias se basaban en la naturaleza asociando su entorno natural como mundo sagrado, como el alfabeto del bosque y la rueda de la vida en donde los árboles dotaban una serie de cualidades a cada época del año y tenían un simbolismo mágico.



El Serbal recibía el nombre de Luís, representaba la “esencia de la vida” el encuentro entre la materia y el espíritu, entre la Divinidad y la Humanidad.

El apelativo en inglés “rowan” procede a su vez del nórdico “runa” que significa misterio, por lo que se llamó también “árbol de la vida” y se plantaba junto a las casas para que fueran protegidas por él y en los cementerios galeses junto al tejo.

Entre los escandinavos, el serbal está considerado como la salvación de Thor, dios de la tormenta al que está consagrado, porque asiéndose a él pudo salvarse de morir arrastrado por las aguas turbulentas del río de la Muerte.

En Escocia, era venerado y se lo relacionaba con los monumentos megalíticos. Un antiguo refrán menciona que el serbal y el hilo rojo con el que ataban sus ramas protegen de los malos hechizos.  En Irlanda estaba considerado como un árbol mágico y dormir entre sus ramas atraía sueños proféticos.


Una leyenda cuenta que el druida Cithruadh enciendió una hoguera con madera de serbal para ahuyentar a los enemigos del rey Cormac, pero éste hizo lo mismo con madera de un árbol más poderoso, el tejo, logrando sofocar la hoguera del serbal. No obstante los druidas celtas solían hacer sus báculos con madera de serbal.


Otra vieja leyenda celta cuenta que cuando el serbal tiene las bayas rojas apiladas, puede reflejar un tono encendido a los parajes nublosos y grises de invierno. Y que, en las noches de luna llena, los rayos plateados se entrelazan con los frutos, simbolizando el proceso de germinación de Brigit, la diosa fertilizadora de la tierra, considerada con sus dos hermanas, clásica diosa del fuego e inspiradora del arte de la sanación y la adivinación.

Arbustos navideños



Como cada año, en Botanic Serrat nos adentramos en el apartado especial de Navidad, para saber algo más sobre algunas plantas, que por sus costumbres, leyendas o características se relacionan con estas fiestas tan entrañables.

El arbusto navideño por excelencia es el Acebo (Ilex aquifolium) del que podéis obtener más información de lo que publiqué en otra ocasión, ciclando sobre el nombre, pero en mi jardín no hay acebo.

Sin embargo, existen otros tres arbustos que también, por sus similares características y en especial porque en estos momentos se hayan en fructuficación, luciendo sus bayas rojas, son muy navideños.


Me refiero al Rusco o acebillo (Ruscus acuelatus) que con sus bayas rojas y los cladodios o tallos rígidos modificados que parecen hojas, adornan un rincón del jardín.

En la festividad judía de los Tabernáculos se utilizaban ramos de rusco con la creencia de que eran capaces de alejar las tormentas. Si os interesa, leer este artículo : Rusco, previsión del tiempo



El Espino de fuego (Pyracantha coccinea) no tiene ninguna leyenda ni curiosidad navideña, simplemente es una planta que se utiliza en ornamentación.


A la vista está que es un arbusto muy decorativo y con cierto parecido al famoso Acebo.


Y en la misma línea, de hojas verdes oscuras y unas bayas rojas muy llamativas, está el Cotoneaster (Cotoneaster franchetii) que como podéis ver ahora está precioso.


Parece como si el jardín se preparara para las fiestas de Navidad.

ADROMISCHUS en flor


Esta suculenta poco conocida, Adromischus shuldtianus var.juttae, es de la extensa familia Crassulaceae y os la presenté hace tiempo, lo que no había mostrado todavía es su floración otoñal.



Las flores en espiga de un tallo que emerge del centro de la planta, no es verdosa, más bien es rosada.


Muy similares a las de las Echeverias.


A medida que se engrosan las carnosas flores, van adquiriendo una tonalidad rojo-anaranjada en el cáliz y con las puntas oscuras.



Aquí tomé una foto del interior de la flor, para poder observar sus estambres y gineceo.

Intimos pensamientos


El título no es más que un juego de palabras, una escusa para acercarse a ver la belleza de los pensamientos (Viola x wittrockiana) muy cerquita, muy cerquita.


Ver, desde la perspectiva de "La Otra mirada de Botànic Serrat" ese mundo multicolor que nos ofrecen estas flores.


BROZA BASTA


Brachypodium phoenicoides, L.

El género Brachypodium pertenece a la familia Poaceae, una de las más destacadas dentro del mundo de las gramíneas y su distribución es amplia, abarca desde África, zonas de Asia, zonas del Caribe del continente Americano y Europa.


El nombre del género deriva del griego “brachys” y “podion” que significan corto y pie pequeño respectivamente y que hace referencia a sus espiguillas. Comúnmente se conoce como Botea, boteo, broza basta, fenal o lastón.


Brachypodium phoenicoides, L. es una planta perenne,  rizomatosa  y ramificada de tallos de más de un metro de altura con nudos glabros.


Hojas basales en su mayoría, rígidas y de lígula truncada, coriácea, de limbo convoluto con marcadas nerviaciones y dorso plano.


La espiga es de raquis recto con espiguillas falcadas antes de la antesis, glabras o seríceas. Glumas lanceoladas, aguas y coriáceas. Pálea elíptico-lanceolada y ligeramente truncada. Estambres colgantes y un pistilo de estigma plumoso.  Florece y fructifica de junio a julio.


Se puede encontrar en herbazales y pastizales soleados en zonas de suelo básico de toda la región mediterránea y la Macaronesia.