Me llamo Montse y Botànic Serrat es mi xerojardín. Está situado en la comarca del Vallés Oriental, provincia de Barcelona, un jardín compuesto de árboles y plantas de la zona, cactáceas y flores ornamentales.

Pero hay mucho más... Entra, lee, mira, juega y descubre la botánica de una manera sencilla, las leyendas de las plantas, su historia y otras curiosidades.

FRASE 104



No amamos lo bello, sino que transformamos en bello aquello que amamos.

(Samantha Soule)


Quiero desearos un FELIZ AÑO NUEVO, lleno de amor, porque sólo con él se puede ver la verdadera belleza y sólo con él se puede alcanzar la paz y la felicidad en el mundo. 


¡FELIZ 2016 a todos!


PANETTONE, el postre navideño que vino de Italia

Foto de Italia.it


El Panettone es un postre típico de la cocina navideña italiana que ha llegado a nuestras mesas para degustarse en la Nochevieja o como desayuno en estas fiestas, compitiendo con nuestro tradicional Roscón de Reyes. Un producto que se conoce internacionalmente y muy relacionado con las fiestas navideñas.

Este panetón milanés, llamado pan dulce, es un bollo hecho con masa del tipo brioche, pasas y frutas confitadas de naranja y limón y que tiene forma de cúpula. La masa se elabora con harina, levadura, huevos, mantequilla y azúcar.


Su origen es italiano, concretamente de Milán y se cuentan distintas historias ¡vamos a conocerlas!

De hecho fueron  los antiguos romanos los primeros en endulzar pan con miel para las fiestas, cuyo testimonio se halla en una pintura del siglo XVI y en un libro de recetas de Bartolomeo Scappi, el cocinero personal de papas y emperadores.

Una leyenda, la más romántica, cuenta que en 1490 un joven aristócrata, Ughetto Atellani de Futi, se enamoró de la hija de un pastelero de Milán. Para estar cerca de su amada y demostrarle su amor se hizo pasar por aprendiz de pastelero e inventó un pan azucarado con frutas confitadas y con forma de cúpula que pronto alcanzó gran fama y que todos los milaneses querían comprar, llamándolo el “pan de Toni” que así se llamaba el ayudante y de ahí  vendría el nombre de panettone.

Otra leyenda, también milanesa, cuenta que en la corte del conde Ludovico El Moro, desde 1494 hasta 1500, se celebraba la Nochebuena con una gran cena, un lujoso banquete que concluía con un postre a la altura de la corte milanesa. El cocinero había preparado un postre que al sacarlo del horno estaba quemado, pero que gracias a que el joven lavaplatos, llamado Antonio, había utilizado las sobras de ingredientes para amasar un pan dulce para su casa, este pan se sirvió como postre en el banquete. Tuvo un éxito enorme entre los comensales y el conde Ludovico preguntó quién lo había preparado, el cocinero le presentó al joven Antonio el cual no tenía aún un nombre para postre tan rico. El señor entonces decidió llamarlo “Pane di Toni” que después sería conocido como Panettone.
Ambas historias son similares, sin embargo el verdadero origen del Panettone viene de la Edad Media, en donde era costumbre hacer un pan más rico que el de todos los días para celebrar la nochebuena. Se ponía un tronco grueso en el fuego y en él se hacían grandes panes de trigo, una materia prima muy valiosa en aquella época.

Otro dato histórico dice que hasta el año 1395, era tradición de hacer un pan de gran tamaño en Navidad, que era cuando en los hornos de Milán se tenía permiso de cocinar pan de trigo festivo y que aunque esa costumbre se hacía en otras ciudades italianas y europeas, sólo el de Milán se convirtió en Panettone.

El Panettone hasta primeros del siglo XX era de volumen bajo, no como lo conocemos ahora, ya que se horneaba sin ningún tipo de molde. Fue Angelo Motta quién en la década de 1920 decidió forrar la masa con papel de estraza, dándole una forma vertical, esa forma clásica que tiene. 
En la actualidad, las pastelerías de Milán siguen haciendo ambas formas, la más popular a nivel mundial alta y la forma baja más tradicional.

En casa cada año compramos un Panettone, hice fotos la mañana de Navidad para ilustrar esta entrada, pero no me quedaron muy bien. Como no las puedo repetir ¡ya casi no nos queda Panettone! he optado por poner una preciosa foto de una web: (Italia.it)

FELIZ NAVIDAD - BON NADAL


Una sencilla piña de pino, el  (Pinus halepensis, Mill) que hay en mi jardín, unas pinceladas de efecto para añadirle la magia que estas fiestas requieren y un mensaje BON NADAL, con el que quiero desearos a todos y con todo mi cariño, una FELIZ NAVIDAD !!


Historia de las postales navideñas



Las felicitaciones navideñas, christmas en inglés, es otra de las tradiciones que van unidas a las plantas, muchas de ellas, desde las más antiguas hasta las más actuales, tienen ramas de acebo, árboles de Navidad, paisajes nevados y adornos navideños.
Son una manera de hacer llegar a nuestros familiares y amigos mensajes de felicitación y buenos deseos para estas fiestas, en las que celebramos el Nacimiento del Niño Jesús.

En unos días tendréis la mía, pero mientras os cuento la historia de las postales de Navidad...


Esta es la primera tarjeta de felicitación de la que se tiene noticia, es de 1843 y fue encargada por Sir Henry Cole, fundador y director del Victoria and Albert Museum de Londres al artista John Callcott Horsley, con la idea de hacer llegar al pueblo inglés obras de arte que representaban el Nacimiento de Jesús. Sin embargo, la felicitación muestra una familia adinerada brindando y disfrutando de la Navidad, de ella se imprimieron unas 2.000 tarjetas que se vendieron por un chelín cada una y fue la que generó la tradición de enviar postales navideñas. 

Sir Henry Cole ideó la comercialización de las tarjetas postales, sin embargo mucho antes ya hay pequeños grabados impresos con escenas religiosas en la Edad Media que monjes y peregrinos repartían y un precedente, la tarjeta que W.E.Dobson pintó con escena familiar tradicional junto al árbol de Navidad y un paisaje de invierno de fondo y que imprimió en 1784, con una prensa litográfica.

La costumbre de enviar tarjetas navideñas se fue generalizando, en Gran Betaña la reina Victoria era gran aficionada a enviarlas y a coleccionarlas, muchas de las cuales se conservan en el actual British Museum de Londres. 
Esas primeras tarjetas victorianas estaban muy decoradas con dorados, relieves, flecos de seda y encajes, otras eran ilustraciones de querubines, flores, temas de la naturaleza y especialmente niños encantadores jugando con la nieve o en escenas navideñas.

En 1860, Thomas Nast, creador de la imagen de Santa Claus, organizó la primera venta masiva de felicitaciones navideñas, con la frase impresa de "A Merry Christmas"
En Estados Unidos, en la década de 1870, el alemán Louis Prang se encargó de introducir en el mercado la técnica de la cromolitografía, llegando a crear incluso un concurso de diseño de tarjetas que se premiaba con mil dólares ¡todo un dineral en aquella época! lo que nos da una idea del alcance que ya tenían.


A principios del siglo XX las tartejas navideñas se producían en masa gracias a la industria de la impresión y el diseño iba cambiando a gusto de los consumidores, pasando de imágenes religiosas y Santa Claus a otro tipo de ilustraciones. 

En Europa, mientras que en los países escandinavos los gnomos, elfos y bosques nevados estaban de moda, en Francia e Inglaterra eran las compras, los adornos, árboles decorados que incluían versos y textos de autores célebres o anónimos. En Rusia, después de la revolución, las postales se limitaban a felicitar el Año Nuevo con imágenes de Ded Moroz, el equivalente a Papá Noel y a su nieta Snegurochka, la muchacha de la nieve. 

Después, ya en la década de los 50, se vuelve a las escenas familiares muy a la americana, que combinan la tradición con el consumo, en un periodo en que el envío de tarjetas navideñas era un buen negocio no sólo para la industria productora, sino para los servicios postales y para organizaciones que imprimían sus propias tarjetas obteniendo beneficios para sus programas de ayudas.


En España era costumbre las felicitaciones por oficios, cada gremio hacía su propia tarjeta, siempre representándolo junto con adornos de guirnaldas y cestas navideñas, que repartían por las casas felicitando las pascuas y la ilusión de recibir un pequeño aguinaldo.
Quiero destacar a un ilustrador, Joan Ferrándiz, un hombre que hizo numerosas postales navideñas, tiernas y encantadoras, que forman parte de mis recuerdos infantiles.

Para finalizar os dejo esta ilustración de los años sesenta, bellísima, de Basil Ede, uno de los mejores ilustradores de aves, con ese petirrojo sobre una rama de acebo.

Con las nuevas tecnologías las tarjetas postales han cambiado a formatos digitales, tarjetas vituales de todo tipo enviadas por correo electrónico, redes sociales o wassap, aunque poco importa el medio cuando la finalidad es la esencia, desear una Feliz Navidad.

POINSETTIA, la FLOR de NAVIDAD




Cada año me gusta comprar una Poinsettia (Euphorbia pulcherrima) Flor de Pascua o Nadala y aunque la cuido nunca me ha aguantado más allá de la primavera. 

Siempre las compro de color rojo, me gustan esas bonitas brácteas rojas. Porque no son hojas ni flores, son brácteas, como pasa con las Bouganvillas, las auténticas flores están en el interior y son de color amarillo.


Aquí las vemos un poco mejor.

¿Cómo ciudarla? Si se tiene en el exterior hay que resguardarla de las heladas, pero como lo normal es tenerla en casa, en el salón o el comedor, en estas fiestas, lo mejor es ponerla cerca de una ventana para que le de la luz y lejos de la calefacción, mantenerla húmeda con un plato debajo siempre con agua, pulverizarla de tanto en tanto y regarla poniendo agua en el plato.



Y ahora vamos a conocer su historia...

La Poinsettia (Euphorbia pulcherrima) es originaria de México y cuenta una antigua leyenda azteca, una historia de amor sobre esta planta que ellos llamaban “Cuetlaxochitl” que significa “flor de pétalos resistentes como el cuero” y que usaban como pigmento para teñir piezas de algodón y cuero con el rojo de sus brácteas.
La historia es sobre una diosa azteca, cuyas gotas de sangre del corazón, dieron lugar al coloreado rojo de las hojas de la Poinsettia.

Existe otra leyenda mexicana que dice que la primera Poinsettia apareció gracias a las oraciones de un campesino y una campesina que eran hermanos y que no teniendo nada que ofrecer al niño Jesús, le llevaron unas ramas verdes que colgaron alrededor del pesebre y que milagrosamente brotó una brillante estrella roja y verde en el lugar dónde habían colgado las ramas.


Poinsettia blanca, vista en la Fira de Nadal de la Sagrada Familia

En el siglo XVII, los padres franciscanos en México utilizaron esta planta que tiene las hojas verdes todo el año y florece en estas fechas para adornar las celebraciones de Navidad, y a partir de entonces se empezó a conocer con varios nombres, Flor de Nochebuena, Flor de Pascua, Estrella de Navidad, Santa Catalina.

El nombre de Poinsettia se debe a Joel R. Poinsett, embajador de Estados Unidos en México y eminente botánico, que en 1828 conoció la planta y le gustó tanto que la envió a su país y, de ahí a diversas partes de Europa con el nombre correspondiente a su apellido. Los botánicos, sin embargo, la bautizaron como "Euphorbia Pulcherrima", que significa la más bella.

Un alemán que emigró a América, Paul Eche, fascinado por esta planta empezó vendiendo unas ramitas recién cortadas a principios del siglo XX en California, como planta de Navidad.
Su hijo, Paul Jr. la empezó a vender en la época navideña en los puntos de venta más destacados de Sunset Boulevard y Hollywood Boulevard de Los Angeles, en dónde se convirtió en una auténtica estrella hoy en día mundialmente famosa.


EUCALIPTO : Historia y Leyenda




El Eucalipto (Eucalyptus globulus labill.) es un árbol polémico. 


Se dice que allá donde es plantado no crece nada más, acaba con la vegetación autóctona, agota los nutrientes, acapara toda el agua y crece formando grandes extensiones, con mucha más rapidez que cualquier otra especie.

Sin embargo, gracias a esa capacidad de adaptación a distintos tipos de suelos, desde pantanos hasta desiertos, se han podido reforestar grandes extensiones de bosques talados, zonas áridas o montañosas, que han permitido tener madera de forma rápida, tanto para la obtención de combustible además de para fabricar papel, muebles, elementos de la construcción e instrumentos musicales.
Además, es un árbol que proporciona resina, néctar y goma. Tiene aplicaciones medicinales como antiséptico, estimulante y aplicaciones aromáticas en perfumería.

Me atrevería a decir que tiene más ventajas que inconvenientes, pero para conocer mejor al Eucalipto vamos a conocer su historia…



Originario de Australia, Tasmania y zonas costeras de Victoria, en donde existen 700 especies, este árbol se introdujo en Europa a finales del siglo XIX , a través de las expediciones del Capitán James Cook y gracias a W. Anderson que le acompañaba. Llegó identificado con el nombre de “Aromadrendon”, aunque finalmente el género fue descrito por C.Louis L’Héritier de Brutelle, botánico francés, como Eucalyptus.

El eucalipto llegó a Europa procedente de Australia en el año 1774. En un principio, en Inglaterra, se utilizó como árbol ornamental, pero pronto se comenzó a valorar la rapidez con la que crecía para su empleo en plantaciones y posterior utilización como materia prima.

Se empezaron a cultivar en Europa, en un principio como árbol ornamental, pero pronto se valoró su rapidez de crecimiento y su utilización como materia prima y se cultivaron para ser aclimatados fuera de su zona nativa, con gran éxito para tres industrias florecientes la maderera, la papelera y la farmacéutica.

Desde entonces su cultivo se ha extendido por todo el mundo, siendo Brasil, la India y España en donde existen mayor número de ellos. En Etiopía, debido a una gran deforestación, el entonces Emperador Menelik II aprobó su plantación en la ciudad de Addis Ababa, en 1895, de ahí que esa ciudad esté siempre perfumada con el aroma del eucalipto.


Y ahora nos queda su leyenda, que viene como él, de Australia.

La leyenda cuenta que en los comienzos de los tiempos un grupo de aborígenes estaba buscando leña para hacer fuego. Juntaron varios tipos de madera para encender la hoguera pero de pronto escucharon un sonido muy particular. El miedo les hizo interrumpir lo que estaban haciendo, pensando que eran espíritus malignos que emitían sonidos para asustarles, pero al poco se dieron cuenta de que aquel sonido era muy agradable y no podía ser maligno. Observando las ramas de eucalipto se percataron que el sonido era del viento que se filtraba a través del tronco del árbol que estaba ahuecado por las termitas. 
Esto dio origen al "didqeridoo", un instrumento de viento que se utiliza en los ritos ancestrales para conectarse con los espíritus de los antepasados.


FIRA DE NADAL en la Sagrada Família



Es una tradición en Botànic Serrat hablar de la Navidad, de las ferias y de las plantas relacionadas con estas fiestas tan entrañables.

En mi familia es una tradición ir a la Fira de Nadal (Feria Navideña) ya sea en la Catedral de Barcelona o visitando algunas de las que se hacen en distintos pueblos catalanes. 

En esta ocasión nos hemos acercado a la Fira de Nadal de la Sagrada Família, que se encuentra justo frente a la famosa Basílica de la Sagrada Familia de Barcelona, obra de Antoni Gaudí.

La Fira de Santa Llúcia, que data de 1786 y de la que ya hablé en otra ocasión, se había quedado pequeña y por ese motivo en 1962 se inició la de la Sagrada Família, con apenas unos tablones y unas sillas en donde artesanos y feriantes obrecían sus productos navideños. Con los años se ha ido consolidando y ahora cuenta con más de 150 paradas agrupadas en diferentes categorías, además de ser el segundo punto de interés navideño de la ciudad.



Hay paradas verdes, que ofrecen abetos, ramas de eucalipto, musgo y corchos para el pesebre, acebos y muérdago, en las que normalmente se puede encontrar el "Caga Tió" el tronco de madera que caga, a golpe de palo, regalos y golosinas a los niños en Nochebuena y que es una tradición en Cataluña.



Paradas de luces, adornos, objetos de regalo, figuritas y todo tipo de elementos decorativos.


El hecho de estar situada ante la Sagrada Família, al otro lado de la fachada del Nacimiento, hace que  durante los días que dura la feria se organicen actividades infantiles de talleres, recogida de las cartas para los Reyes Magos y un Caga Tió popular.


No pueden faltar las Poinsettias, aquí las llamamos "Nadalas", de la que os contaré su historia.


Y el muérdago, la planta mágica (leed aquí sobre ella : La magia del muérdago)


De la que nos compramos siempre una ramita, ya sea sencilla o muy decorada, para que nos traiga su magia!

PYRACANTHA rojo y anaranjado


El Espino de fuego (Pyracantha coccinea, M.Roem) que ahora está en la plenitud de su belleza con sus frutos, está presente en mi jardín en dos variedades, la "Red Column" de frutos rojos y la "Orange Glow" que los tiene de color anaranjado.

En esta primera fotografía, de hace unos años, se pueden ver las dos.


Este resistente arbusto de ramas espinosas y muy similar al Cotoneaster, que se cultiva como planta ornamental para la formación de setos libres, presenta distintas variedades según el color de sus bayas.

Aquí vemos la variedad "Orange Glow" también llamada "Lalandlei" con frutos grandes de color anaranjado y muy brillantes.


Los frutos, un pomo pequeño acompañado del cáliz persistente, contienen 5 semillas o pirenos, aparecen en otoño en gran cantidad, cubriendo todas las ramas y formando grandes masas, y duran casi todo el invierno.



Vemos aquí la otra variedad que hay en mi jardín, la llamada "Red Column" de bayas rojas, algo más pequeñas que las anaranjadas, pero de igual o mayor belleza.


Éstas, las rojas, deben de ser más jugosas y sabrosas, porque a nada que me despiste los pajarillos ya se las han comido todas.

Otras variedades que existen son la "Soleil d'or" de frutos amarillos y la "Harlequin" un híbrido de follaje verde grisáceo marginado de blanco crema, pero de esas no tengo en mi jardín.


* Ver más información : Espino de Fuego (Pyracantha coccinea, M.Roem)

CARDENCHA


En la vertiente occidental del Montseny está el Tagamanent, un pico de 1056 metros de altitud y allí encontré a este cardo, ya sin flores.

Dipsacus fullonum, L.

El género Dipsacus pertenece a la familia Caprifoliaceae, antes en la familia Dipsacaceae, y consta de unas 78 especies, menos de la mitad de ellas aceptadas, de cardos. Se distribuye por Europa y la zona mediterránea, Sudeste y sur de Asia y este de África.


Su nombre proviene del griego “dípsakos” y de latín “dipsacos” o sedienta y hace referencia a la capacidad que tiene de almacenar agua de lluvia en las largas hojas que abrazan el tallo.


Dipsacus fullonum L. se comúnmente se conoce como Cardencha, cardoncha, baño de venus, carda, dípsaco, peines y cardo de cardadores, esto último porque se utilizaban antiguamente para cardar la lana.


Es una hierba bienal, de tallor erectos y robustos, ramificados en la parte superior.

Hojas concoloras, de limbo oblonglo-lanceolado, entero y dentado con el nervio principal blanquecino o amarillento. Las hojas basales están algo pecioladas y dispuestas en roseta.

Capítulos ovoide-cilíndricos, involucro con brácteas coriáceas y muy desiguales, lineares y ascendentes que a menudo superan la inflorescencia. Bractéolas contraídas en un acumen punzante, con pelos setosos desiguales. En la parte superior forma un penacho terminal de mayor tamaño que el resto.


Flores hermafroditas, tetrámeras , de cáliz acopado y corola blanca o blanco-rosada, anteras de color rosa-violeta y estigma linear.

El fruto, en aquenio glabro, contiene las semillas que son alimento invernal para algunas aves, como los jilgueros.

Vista desde el Tagamanent
Se encuentra en suelos húmedos, junto a caminos y cunetas, acequias y praderas de juncales, en toda la Península Ibérica.
Como casi todos los cardos, tiene propiedades diuréticas, sudoríferas y depurativas.


Los verdes, ocres y amarillos del SERBAL


Del Serbal común (Sobus domestica, L.) ya he hablado muchas otras veces, pero es que es uno de mis árboles favoritos y más en estas fechas, cuando sus hojas son verdes, ocres y amarillas.


Este árbol caducifolio durante el otoño y en un proceso lento, adquiere una belleza especial.


Las fotografías que he selecionado son de años distintos.


Y año tras año, no deja de maravillarme.


Está bonito cuando está verde, cuando tiene flores y cuando tiene los frutos, las serbas, pero es en este momento, de belleza cromática, cuando más me gusta.


* Más información clicando sobre los enlaces.

GRIÑOLERA en otoño


Tal y como prometí, aquí tenemos a la Griñolera (Cotoneaster horizontalis, Decne) con el colorido que adquiere en otoño. 
Al principio sólo algunas de sus hojas van enrojeciendo.


Las fotos no son muy buenas, pero es que este arbusto de porte rastrero está en la rocalla y acceder para hacerlas es complicado. Por esa misma razón no está cuidado, de hecho necesitaría una buena poda.


Este es el color que tiene ahora.


* Ver más información : Griñolera (Cotoneaster horizontalis, Decne)